martes, 17 de noviembre de 2015

Niños digitales

Con la mano en el corazón, tengo que reconocer que envidio las generaciones digitales. Puede que sin motivo real, porque me he buscado la vida aunque soy de la generación de la televisión.
¿Quien recuerda cuando nos decían que la tele nos hacía tontos? ¿Cuando nos increpaban acusándonos de incultos porque la televisión nos impedía leer y los anuncios y los dibujos animados nos absorbían las inquietudes? Me parece que la cosa no ha sido tan grave como decía mi abuela, después de la novedad, la sociedad se adapta a las nuevas tecnologías. 


¡Ese mando a distancia tan idolatrado! Cambiar de canal cuando no hacen nada que nos guste
en lugar de apagar el aparato, ¿Quién no ha pasado por esa situación?

Todos sabemos que es malo estar muchas horas en el sofá, mirando la tele y seguimos haciendo. Conocemos bien ese sentimiento de culpa que nos invade cuando nos hemos pasado la tarde sin hacer nada (¡aveces es tan necesario!) 

¡Metamos las manos en la masa! ¿Qué pasa hoy en día con los niños y los aparatos digitales? ¿No habéis oído a orgullosos padres que comentan que su pequeñín maneja el móvil mejor que ellos?
Todos sabemos que no es bueno tener a los niños enganchados al móvil o la tablet pero, a la vez, es difícil  resistirse la tentación de una paz inmediata. «El momento móvil». La prensa anglosajona ya califica móviles y tablets como peacekeepers, los mantenedores de la paz. Sin duda son como el chupete para muchos niños.

Los más chiquitines miran dibujos, series infantiles o juegan con sus aplicaciones.

Si preguntamos a padres a cerca de las normas de uso de los dispositivos móviles en casa con los niños, nos encontraremos con respuestas variadas: sólo cuando han terminado los deberes, sólo los fines de semana,... Todos tienen algo en común: existen unos límites. ¿Pero que ejemplo pueden dar si ellos hacen lo mismo? Debemos controlar nuestro propio uso delante de los niños; el ejemplo es el mejor educador.

Tablets destinadas al uso infantil, con sus protectores.


Y ¿qué dicen los pediatras? LAcademia Americana de Pediatría,  ha ido actualizando los estudios sobre el uso de las pantallas. Según ésta, antes de cumplir dos años, los niños no deberían ni tocar estos dispositivos. ¿Y si usan apps educativas?  En los estudios serios sobre tecnologías educativas (presuntamente) dirigidas a los menores de dos años, la conclusión es que suponen más riesgos e interferencias con el desarrollo psicomotor que  beneficios (supuestos) no demostrados. Para desarrollar la psicomotricidad fina es mejor que el niño aprenda a dibujar con  un papel grande y ceras de colores, de las que no manchan. No arrastrando el dedo en una tablet.

Aquí tenéis una guía que puede orientar vuestro horario con los niños. Pensad que siempre debe regir el sentido común y las necesidades de cada niño y de la familia. 

La luz y el movimiento llama la atención del bebé.
DIETA DIGITAL RECOMENDADA PARA NIÑO
  • Antes de los dos años: Nada de pantallas.
  • De 2 a 5 años: Media hora para los pequeños y una para los grandes.
  • De 7 a 12 años: Una hora (y con los padres). Nunca en las comidas.
  • De 12 a 15 años: Una hora y media. Con vigilancia en las redes sociales.
  • A partir de 16 años: Dos horas. Los dormitorios no deben tener pantallas.
Mi reflexión: Internet es una gran herramienta de trabajo que tiene aspectos lúdicos. Hay  hacer comprender esto a los niños: Aprender a manejar tablets, móviles, ordenadores es un valor añadido a su capacidad de manejar la información y el conocimiento, no es sólo un juego

Saludos
Margalida