martes, 17 de noviembre de 2015

Praxias bucofonatorias

Las praxias son movimientos organizados, de dificultad variable, que se realizan para alcanzar un objetivo: pronunciar correctamente unos fonemas determinados, mejorar el control de soplo,dar pautas de alimentación y deglución,...



Las más comunes con niños son las que se realizan con labios, lengua, mandíbula, paladar,  boca en general; las praxias bucofonatorias.




Hoy el post va dirigido a los niños ya que proponemos trabajar las praxias con un cuento. Es un tipo de terapia más lúdica que permite a los padres, al profesional jugar con el pequeño. 
Aquí tenéis la historia del gusanito que fue a visitar a la lengua en versión dibujos para que comprendáis la historia.




También podéis ver este otro vídeo; es la misma canción, la misma historia pero el adulto está interactuando directamente con un grupo de niños y niñas. Puede ser muy útil para todos los que no tenéis practica con niños.



Y lo último: también os recomiendo unas tarjetas para imprimir y trabajar delante del espejo o en parejas a imitar el gesto que aparece en ellas. Si las descargáis en blanco y negro, las podéis colorear con el mini-paciente para que sean personalizadas, podéis hacer dos copias y jugar al memori, o a las batallas de caras: retando al otro a que haga la cara que le proponemos con alguna dificultad añadida como a la pata coja o con los ojos cerrados... Todo vale para divertir y trabajar con nuestros niños.



Y también os adjunto el dado para praxias linguales y el dado en blanco para que podáis usar este método de trabajo cuando queráis.



Mi reflexión: Cualquier ejercicio que hagamos con niños será más efectivo en un formato divertido. No debemos olvidar que para ellos el juego es la manera de relacionarse con el mundo y la mejor manera de acercarnos a ellos y actuar sobre sus dificultades.

PD: (3/07/2018) Cada vez estoy menos dispuesta a hacer este tipo de ejercicios con los niños. Sobre todo en sesión. Motivo: Sólo sirven aquellos patrones que se interiorizan y está demostrado que el hacer estos ejercicios repetitivos no sirve para adquirir-lo. 
Utilizaremos aquellos movimientos que nos lleven a adquirir el movimiento que buscamos de la manera más efectiva: un día puede servirnos el dado de la lengua para completar una actividad, pero no como actividad por si mismo.

Un saludo y hasta la próxima.