martes, 24 de abril de 2018

Causas de la disfagia orofaríngea

Según afirma Barroso (2009), la deglución normal es un rápido y complejo proceso neuromuscular de movimientos voluntarios en las fases iniciales, y de movimientos reflejos o involuntarios en las fases más avanzadas de esta.
Es preciso que la persona se encuentre en un estado de alerta cognitiva para el reconocimiento visual de la comida y de la situación de comer, junto con respuestas fisiológicas al olor y a la presencia de los alimentos.

Otra vez Barroso (2009), la disfagia orofaríngea es un síntoma, no una enfermedad, caracterizado por la imposibilidad para tragar o deglutir los elementos líquidos y/o sólidos.
Puede estar producida por una afectación estructural o funcional de una o más fases de la deglución, y que provoca una dificultad en el paso de los alimentos de la boca hasta el esfínter esofágico superior.
Hay determinadas enfermedades que pueden debilitar los músculos de la garganta, lo que provoca dificultad para pasar los alimentos de la boca a la garganta y al esófago al comenzar a tragar. Es posible que aparezca la sensación de ahogo, arcadas o tos al intentar tragar, o que haya sensación de que los alimentos o los líquidos bajan por la tráquea o suben por la nariz. 
Puede tener repercusiones graves para la salud, afectando significativamente a la calidad de vida, como continuas infecciones respiratorias y neumonía. Aquí tenéis una pequeña pincelada del tema.

Las causas de la disfagia orofaríngea incluyen las siguientes:
  • Daño neurológico. El daño neurológico repentino, como el que se produce por un accidente cerebrovascular o por una lesión en el cerebro o la médula espinal, puede afectar la capacidad para tragar.En el caso del accidente cerebrovascular de origen isquémico focal el porcentaje de enfermos que padece disfagia es del 43,1%; y el 39,7%  con diagnóstico de ictus hemorrágico intraparenquimatoso.
Resultat d'imatges de ictus


  • Trastornos neurológicos. Determinados trastornos, como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular y la enfermedad de Parkinson, pueden provocar disfagia. Los porcentajes de prevalencia de los problemas de deglución en estas enfermedades es muy significativo : enfermedad de Parkinson 52-82%, ELA 60%, Miestenia Gravis 40%, Esclerosis Múltiple 44%, enfermedad de Alzheimer 84%.
Resultat d'imatges de parkinson
  • Divertículos faríngeos. Son un pequeños reservorios que se forma y acumula partículas de alimentos en la garganta, con frecuencia justo arriba del esófago, y provoca dificultad para tragar, sonidos de gorjeo, mal aliento y tos o carraspeo reiterado. En estos casos la disfagia afecta al 94% de los pacientes
  • Cáncer. Ciertos tipos de cáncer y algunos tratamientos oncológicos, como la radioterapia, pueden ocasionar dificultad para tragar.  Entre 15% a 20% de los pacientes  con cáncer de ovario, mama, pulmón, y colon pueden padecer disfagia aunque pueda ser sorprendente y  el 70 % en los enfermos de cáncer de cabeza y cuello.
  • Tercera edad. El envejecimiento es un proceso natural del ser humano, que cada persona experimenta de forma diferente. El aumento en la longevidad tiene ciertas consecuencias negativas: pérdida en la sensibilidad de los sentidos, pérdidas dentales que dificultan la masticación, dificultad al moverse.... Todas estas circunstancias pueden afectar a la deglución por lo que el 68% de los ancianos sufren disfagia.
Resultat d'imatges de ancianos

 

Complicaciones

La dificultad para tragar puede conducir a:

  • Desnutrición, pérdida de peso y deshidratación. La disfagia puede dificultar la ingesta de nutrientes y líquidos adecuados o incluso las medicaciones para diversas patologías
  • Neumonía por aspiración. Los alimentos o líquidos que pasan a las vías respiratorias pueden causar neumonía por aspiración, porque los alimentos pueden introducir bacterias en los pulmones. Puede igualmente grave la aspiración de la propia saliva del paciente.
  • Ahogo. Cuando la comida no recorre de manera adecuada la vía faríngea, puede ocurrir asfixia. Si la comida bloquea completamente las vías respiratorias, y nadie interviene con una maniobra exitosa de Heimlich, el resultado puede ser la muerte.
Hasta la próxima,  esto no ha hecho más que empezar.

Margalida.

Fuentes:
https://www.mayoclinic.org
Goes VF, Billing M, Oliveira L, Hack J, Magro M, Sartori J. Evaluation of dysphagia risk, nutritional status and caloric intake in elderly patients with Alzheimer’s. Revista Latino-Americana de Enfermagem 2014;22(2):317-24
Sieiro, R. y Sosa, L.(2016) La disfagia. Repercusiones y tratamiento en la enfermedad de Alzheimer y Parkinson. Trabajo fin grado. Universidad de la Laguna