miércoles, 25 de abril de 2018

Síntomas de la disfagia






Fotografía propiedad de Eduinfluencias
Un aperitivo, amigos, risas... ¿Quién no se
ha atragantado alguna vez?
La dificultad para tragar (disfagia) significa que el proceso de mover los alimentos desde la boca al estómago requiere más tiempo y esfuerzo.

En ocasiones podemos tener dificultad para tragar;  puede producirse cuando comemos demasiado rápido o no masticamos la comida lo suficientemente bien; también cuando no estamos atentos o hablamos, reímos y comemos al mismo tiempo. 

Todas estas circunstancias no suelen ser motivo de preocupación.








Los signos y síntomas asociados a la disfagia pueden ser muy variados y aunque alguna vez hayas padecido alguno de ellos,  no  significa que  tengas problemas de deglución y, lo que es más importante, NO significa que la persona esté aspirando o sufra penetración de alimento en los pulmones. 

Este listado de señales es para que todos las podamos reconocer y, con un poco de suerte, evitemos lo que podría ser disfagia y en caso de duda nos planteemos una consulta o una evaluación completa para seguir investigando

Los síntomas más comunes son:
  • Incapacidad para reconocer los alimentos.
  • Dificultad para poner comida en la boca.
  • Babeo.
  • Incapacidad para controlar los alimentos o la saliva en la boca.

Imagen de uso gratuito

  • Tos antes, durante o después de una deglución.
  • Las arcadas.
  • Intentos de aclarar la garganta durante o después de tragar.
  • Tos frecuente hacia el final o inmediatamente después de una comida.

Imagen de uso gratuito

  • La voz húmeda  después de tragar o durante la comida.
  • Incapacidad para producir voz.
  • Aumento de secreciones en la faringe o el tórax después de una deglución, hacia el final de una comida o después de una comida.
  • Regreso de la comida a la boca (regurgitación)
  • Cambio en la tasa de respiración.
  • Dificultad / incapacidad para respirar.
Imagen de uso gratuito

  • Cambio en los sonidos pulmonares.
  • Respiración audible o visual.
  • Dolor de pecho.
  • Dolor de espalda.
  • Hacer muecas faciales.
  • Picos de temperatura.
  • Neumonía recurrente.
  • Pérdida de peso cuando no se puede definir ninguna otra razón

¿Cuándo consultar al médico?

Consulta con tu médico si sueles tener dificultad para tragar o en caso de que la disfagia esté acompañada de adelgazamiento, regurgitación o vómitos.

Llamar al 112
Si una obstrucción interfiere en la respiración , no hay que perder ni un segundo, ¡Busca ayuda de emergencia inmediatamente!. Si no puedes tragar porque sientes que los alimentos están atascados en la garganta (atragantamiento) o en el pecho, dirígete al centro de emergencia más cercano.

Interesante, ¿Verdad? Seguro que no será la última entrada de este tema.

Margalida